16 de agosto de 2012

Hace unos días cumplí 56 años.
Nací en el 1956 y para celebrarlo hicimos, mi compañera y yo, una ruta en el Camino de las Ardillas en dirección a un guijarro que aparenta una forma de ave enorme posada sobre una piedra.

... la cresta, la divisoria, la serranía ....

... la cresta, la divisoria, la serranía ....

El calor abrasador de estos días que reseca los campos, las piedras  y los  montes, augura peligros. Sin embargo, como una esperanza convertida en realidad, se desvanece por encima de los mil cuatrocientos metros y aparecen pequeñas venas de agua que vuelven a ocultarse en los arroyos entre el chinarral y las arenas, como esperando mejores condiciones para seguir su camino.
La cresta que separa por aquí el origen de la cuenca del Guadalquivir  con la del Segura está por encima de los mil quinientos metros y el aire corre fresco, incluso en el centro del día, a las dos de la tarde.
Este año he andado cientos de km pero muy pocos para lo que mis piernas, mi corazón y mi razón requieren.
Seguro que este que entra  (para mi ahora) me deparará andar bastante más.  Y os lo contaré con agrado.

Compartir en:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Buzz
Juan Valero

Acerca de Juan Valero

Fundador y administrador de MNSS. Vicepresidente segundo de la Fundación + árboles. Primer caminante de El Camino de las Ardillas.
Esta entrada fue publicada en Andar el camino y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 16 de agosto de 2012

  1. Hugo dijo:

    Esperemos verte mucho tiempo. Estás hecho un jabato!!
    ZORIONAK!!!

  2. ANGEL FERNANDEZ (ROCHETI) dijo:

    salud en el camino juan y fuerza,te seguiremos con atencion nos lleva el futuro en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *