La historia es la memoria de los pueblos…

… en ella quedan reflejados hechos del pasado y su función práctica es que nos sirvan de aprendizaje, para lo bueno y lo malo.

Cuando hablamos de deforestación nos acercamos al sinónimo de desertización, generalmente evocamos citas del pasado lejano, en una época donde se cortaron millones de árboles para una armada que se quedó por el camino, o ejemplos de ese estilo.

A veces, para llegar hasta las historias de trágicas deforestaciones, no hay que mirar muy atrás. El sábado 3 de diciembre, junto a Juan Valero y Marta Cebollada, conocimos a Alejandro, alcalde de Monegrillo, localidad de Zaragoza; a María, concejala; y a José Ignacio, alguacil. Estuvimos viendo fincas del municipio, con espectaculares sabinas y algunos sabinares en áreas de montaña.

La sierra de Alcubierre a la espalda, al mediodía el Ebro. La sabina puede tener cientos de años y entre Julio y Juan un siglo.

La sierra de Alcubierre a la espalda, al mediodía el Ebro. La sabina puede tener cientos de años y entre Julio y Juan un siglo.

Cerca del pueblo, los campos de cultivo, de color verde y marrón húmedo por las últimas lluvias, eran extensos y desarbolados.  José Ignacio nos relató que en su niñez, hace unos 30 años, esos campos eran auténticos bosques de sabinas y que con el avance de la agricultura, se cortaron cientos o miles de ellas.

El paisaje que presentan los campos de Monegrillo es un panorama casi ausente de árboles, salvo algunas sabinas de sus márgenes y sus lindes medianeras. Con un poco de empeño podemos recuperar esos límites con sabinas, retamas, escaramujos…  donde la agricultura y la conservación de los árboles autóctonos puedan ser compatibles, ofreciendo lugares para refugio de  fauna y de una agricultura con buenas técnicas ambientales.

Julio Cantos

Compartir en:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Buzz

Acerca de Julio Cantos

Permacultor. Asesor de la Fundación + árboles.
Esta entrada fue publicada en Los asesores opinan y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *