El futuro, el árbol…

He llegado a las sierras de Segura, Alcaraz y Cazorla. Por fin llueve tras unos meses en los que no habían caído ni unas gotas. En los minutos previos a la lluvia, los árboles parecían curvarse al doble de lo que la fuerza del viento les animaba, nerviosos y exhaustos como reclamando el agua vitalizadora y necesaria.

Paisaje de los Chorros del Río Mundo, en Riópar

Paisaje de los Chorros del Río Mundo, en Riópar

El asfalto humea como una plancha de asador, reseca y caliente por varias semanas de insolación continua. Y las hojas que caen adelantan que el otoño acecha tras el veranillo de los higos, mientras el aire transporta los olores a tierra mojada, sana y limpia. Ciertamente, es un privilegio vivir en las zonas rurales, en los montes, collados y valles alejados de las urbes.

Un reto de las sociedades modernas es conseguir ampliar la población  de estos lugares a unas cifras de habitantes más altas, al tiempo que traigan de la ciudad los componentes de un progreso real y descongestionen las urbes.

“El Camino de las Ardillas” es un buen lugar para esto. Pero, además, las conexiones naturales de este espinazo (tal y como lo definió Andrés Rodríguez) se cuentan por decenas. Seguro que cerca de cada una de ellas tenemos una posibilidad, un paraíso, una ilusión. Vente al futuro: planta árboles.

Juan

Compartir en:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Buzz
Juan Valero

Acerca de Juan Valero

Fundador y administrador de MNSS. Vicepresidente segundo de la Fundación + árboles. Primer caminante de El Camino de las Ardillas.
Esta entrada fue publicada en Andar el camino y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El futuro, el árbol…

  1. Juan Segura dijo:

    Juan, eso que cuentas de que hay cosas buenas que decir de lo que ves en el camino se podría hacer un listado con ellas y que lo sepa todo el mundo y de las personas que nos van a ayudar haciendo un consulado, ya que esto creo seria otra buena herramienta de trabajo, para llegar más y mejor a cualquiera que nos quiera ayudar.
    Muchas gracias.
    Juan Segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *